Higiene

Mantener los dientes y encías sanos es fundamental para nuestra estética pero también para nuestra salud, y al llevar ortodoncia la higiene tiene que ser aún más escrupulosa.

Es muy importante lavarse los dientes siempre después de cada comida y la higiene ha de durar entre 2 y 3 minutos. Con la higiene se trata de eliminar los restos alimenticios y evitar la formación de placa bacteriana sobre los dientes, que es la causa de las enfermedades más frecuente en ellos: caries, descalcificación (manchas blancas en el esmalte) o las enfermedades de las encías, como la gingivitis o periodontitis con síntomas de encías muy engrosadas que impiden el movimiento dentario y sangrado.

Con ortodoncia, recomendamos lavarse los dientes frente al espejo y con buena iluminación para observar que los dientes quedan limpios y no queda ningún resto alimenticio entre los alambres; no solo hay que comprobarlo en los dientes de delante sino que también hay que mirar las muelas.

Para una buena limpieza de boca es fundamental tener un buen cepillo dental, una pasta dentífrica y una correcta técnica de cepillado.

El cepillo de dientes

Un buen cepillo de dientes tiene que disponer de una cabeza pequeña para poder acceder a cualquier zona de la boca, y de un mango recto y flexible con cerdas blandas para no lesionar las encías.

El cepillo debe conservarse siempre seco y mojarlo antes de ponerlo en la boca. Además hay que sustituirlo por otro nuevo en cuanto sus filamentos estén abiertos o quebrados. En ortodoncia se deben cambiar cada 3 meses. Algunos cepillos para ortodoncia tienen una hilera central con cerdas más cortas para conseguir llegar mejor a todos los sitios.

Dentífricos 

El papel fundamental en la limpieza bucal lo tiene el cepillo y los dentífricos solamente ayudan a dicha limpieza. Se deben utilizar pastas fluoradas que mejoran la resistencia del diente a las caries. Nunca se deben utilizar cremas abrasivas, pues desgastan el esmalte. Además y, por ser perfumados, dejan en la boca una agradable sensación de frescor.

Técnica de cepillado

En primer lugar, hay que quitarse los elásticos o cualquier otro aparato removible que dificulte la higiene. Para no olvidarse de ninguna parte de la boca es aconsejable seguir siempre el mismo orden y cepillarse delante de un espejo para comprobar lo que se hace y si se hace bien.

cepillo electricoSe debe hacer siempre con el cepillo eléctrico que nosotros te proporcionamos, pues es mucho mejor que el manual y la técnica de cepillado es mucho más sencilla, pues no hace falta hacer ningún movimiento ya que lo hace el cabezal rotatorio. Solamente hay que aplicar el cepillo sobre el diente estando unos 5 segundos sobre cada diente. Para limpiar correctamente la zona del diente cercana a la encía que es la más delicada, se apoya el cepillo con una inclinación de 45º en dirección a las encías.

No hay que cepillar los dientes en sentido horizontal pues podría dañar las encías y cuellos dentales. Se empieza por el último molar de un lado y se termina en el último del otro lado.

Una vez cepillada la arcada superior se realiza lo mismo con la arcada inferior siguiendo la misma técnica descrita. Después hay que cepillar las caras masticatorias de las muelas y las caras internas de todos los dientes.

Es importante no dejar ninguna zona sin cepillar, prestando especial atención a huecos y espacios interdentales.

Para finalizar hay que limpiar la lengua para quitar cualquier resto o gérmenes.

No olvides que la higiene durante el tratamiento de ortodoncia no solo se refiere a los dientes sino también a los aparatos que deben estar perfectamente limpios pues también retienen placa bacteriana.

Otros instrumentos útiles para la limpieza:

1) Cepillo interproximal para mantener limpios los rincones donde no llega el cepillo eléctrico, como son los huecos entre los dientes y las muelas. Su uso es muy simple y se recomienda usarlo sin pasta, después de un buen cepillado y frente al espejo con buena luz. También sirve para limpiar los brackets cuando se observe que quedan restos de alimentos introduciendo el cepillo interproximal por abajo del arco de alambre.

2) Seda o hilo dental como complemento del cepillado pues la seda dental sirve para retirar alimentos y gérmenes que quedan entre los dientes. Como es un procedimiento un poco lento y detallista recomendamos hacerlo solo 1 vez al día, idealmente por la noche y usar un hilo no encerado.

enhebrador dental

El uso del hilo dental en pacientes con o sin aparatos fijos de ortodoncia es igual con la salvedad de que en los pacientes con los brackets es más fácil manejarlo si utilizamos un enhebrador para poder pasar el hilo por debajo del alambre.

Algunas sedas dentales se venden ya con el enhebrador incorporado, como Superfloss de Oral-B. El Superfloss está compuesto por 3 partes diferentes: primero, una parte medianamente rígida y corta (A), luego una sección de esponja que es la que va a limpiar los dientes (B) y finalmente un trozo largo de hilo dental convencional (C).

¿Cómo usar el enhebrador?

uso de hilo dental con ortodoncia

1) Introduce el trozo corto y rígido del Superfloss bajo el arco de alambre que tienes puesto.
2) Con la parte de la esponja, limpia el costado de cada bracket.
3) Pasa el hilo dental entre los dientes, frotando la superficie de cada diente. Recuerda que el hilo dental debe llegar hasta el borde de la encía e incluso debe meterse un par de milímetros en la encía, pero sin que duela. Desde la encía se baja el hilo hasta el borde del diente.
4) Con cuidado, retira el hilo dental y repite este procedimiento en todos los dientes.

3) Colutorios como ayuda a la higiene después de un buen cepillado. No son sustitutivos del cepillado porque la placa bacteriana impediría la acción del colutorio: es como ducharse con gabardina. Hay diversos tipos de colutorios: los que tienen flúor ayudan a fortalecer el esmalte contra las caries y se usan una vez al día o a la semana según la presentación farmacológica. Otros colutorios tienen un antibiótico en su composición como es la clorhexidina que se debe utilizar, sobre todo, cuando hay una inflamación de las encías. Por último, existen colutorios mentolados que solo sirven para dejar en la boca una sensación agradable de frescor.

4) Irrigadores o duchas dentales. Son aparatos que proyectan un chorro de agua a presión con el objetivo de eliminar restos alimenticios acumulados en los espacios interdentales y en los brackets. No elimina la placa bacteriana por lo que es un aparato recomendable pero no imprescindible.

5) Cepillo de viaje: lleva uno siempre para limpiarte en cualquier momento.

6) Revelador de placa. No limpia la boca pero es un buen instrumento para mejorar el cepillado dental, ya que revela si no estamos cepillando bien los dientes. Consiste en una sustancia denominada eritrosina que tiñe de color rojo la placa dental y que viene en forma de pastillas. Disolvemos una en la boca chupándola y aparecerá de color rojo los lugares donde hay placa dental que son los lugares donde tendremos que limpiarnos mejor.

7) Limpieza de los aparatos de ortodoncia. Cada vez que nos quitamos un aparato de la boca deberíamos limpiarlo. Para ello, podemos usar jabón líquido como el que usamos para las manos o simplemente agua del grifo y un cepillo de uñas o un cepillo de dientes exclusivo para esto. No es necesario utilizar pasta de dientes. Después de limpiarlo aclaramos el aparato y finalmente si lo tenemos que guardar, secarlo bien antes de introducirlo en la caja. Siempre que nos lo vayamos a poner es aconsejable humedecerlo.

Una vez a la semana podríamos utilizar pastillas de las que se usan para la limpieza de las dentaduras postizas y que se venden en farmacias. Simplemente poner el aparato en agua con una de estas pastillas para desinfectarlo y limpiarlo mejor.

Consejos básicos

Cepillarse bien los dientes después de cada comida sin dejar que transcurran más de 15 minutos entre la comida y el cepillado; utilizar un cepillo eléctrico y usarlo adecuadamente; emplear una pasta fluorada y cepillarse frente a un espejo bien iluminado. Hay que evitar la ingestión excesiva de dulces o alimentos azucarados; mantener una dieta sana, rica y equilibrada pues la carencia de ciertas vitaminas produce la aparición de ciertas enfermedades en las encías, y por último, visitar al dentista por lo menos una vez al año para efectuar una revisión y una limpieza bucal.

Es responsabilidad del paciente el tener los dientes limpios, la falta de colaboración del paciente con la limpieza puede dificultar el progreso del tratamiento. En ocasiones nos obliga a quitar los aparatos pues en estas condiciones el tratamiento de ortodoncia es más perjudicial que beneficioso.

placa bacterianaPlaca bacteriana en los bordes del diente, causa de caries y gingivitis. inflamación Gran inflamación de encías por mala limpieza. Este tipo de inflamaciones impiden el movimiento de los dientes. sangrado Sangrado de las encías por mala limpieza.
Comparte
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Clínicas Ortodoncis

Clínicas Ortom

  • Madrid 915 359 135
  • Torrejón 916 775 934

Te llamamos